lunes, 1 de diciembre de 2008

Un pie en Lima y otro en Melmac

Inclinó el vaso hacia sí y restregó lo que quedaba de su suspiro.

“Tráeme la cuenta, please”, pide indiferente, sin dejar de golpetear el suelo frenéticamente con su talón derecho. Saca su celular del bolsillo, lo abre y observa por unos instantes, busca en la libreta de direcciones e intempestivamente presiona cancelar dos veces, lo cierra, lo coloca sobre la mesa y se queda mirándolo amenazante, apoyando los codos, con los dedos entrelazados y la pierna nerviosa.

Mira su reloj, 6:25, y el teléfono empieza a vibrar al ritmo de “Take on me”. Su corazón da un vuelco y en segundo y medio siente una estampida de agujitas al rojo recorrer su cuerpo sitemáticamente, comenzando en un punto en su frente y abriéndose hacia abajo y adentro, pasando detrás de sus ojos y cerrándose hacia su nuca, volviéndose a abrir en sus hombros hacia la cara interna de sus brazos y un punto de su cérvix y punzando como tatuadora desbocada sus muslos y el reverso de sus rodillas.

La pierna para en seco. Con una rapidez ofídica, toma el celular y lo acerca hacia sí de una pieza, con el pulgar izquierdo
expectante sobre el botón verde y el resto de la mano sujetándolo firmemente, como si con sus vibraciones tratase de liberarse, gimiendo suplicante que se habría ido en un día o dos.

“Qué, ¿no vas a contestar?”

Levanta la mirada y, no sin algo de esfuerzo, enfoca un rostro sonriente que identifica de inmediato como la responsable de su sobrepeso. Le devuelve la sonrisa.

“¿Ah?”

La dueña del local, todavía sonriendo deja la bandeja con el recibo y regresa detrás del mostrador meneando la cabeza. No se dio cuenta de a qué hora se tranquilizó el celular, pero en todo caso, agradecía estar de vuelta en esa mesita de individuales verdes, en el mundo de verdad. Se incorpora lentamente y saca de su billetera rosa de amapolas un billete de S/.10, lo coloca en la bandeja y junto con su taza y la cuchara la coloca sobre el mostrador. Se despide, acomoda su silla, toma el vaso vacío y lo deposita en un basurerito verde diminuto a la entrada del local, al lado
de una maceta con una palmerita alegrona.

Cruza las rejas verdes a un piso de losetas rojas muy gastadas y camina en línea recta hacia la vereda. Siente una briza fría juguetear con sus pestañas y se hace consciente del ruido de la avenida abarrotada, como si siempre hubiese estado así. A través de los vidrios de una 21 alcanza a ver una ligera bruma sobre el parque Reducto. Algunos autos ya tienen las luces prendidas. Pone un pie sobre la pista e inmediatamente siente el tibio vaho del aliento de los motores, bramando cadenciosamente. Un Bugs Bunny disfrazado de beisbolista, mostrándole un escorpión en el índice, le pide que no envidie su progreso.

Ya del otro lado de la avenida y al pasillo de la segunda fila de una lata de sardinas, a la que sintió haber sido metida a la fuerza, sólo tenía mente para él. Para su afilada nariz y sus cejas chistosas, para sus venitas al trasluz de la p
iel de sus manos y sus ojos de libro abierto que le decían siempre sí, ¡pero nunca cuándo!

Por el momento sólo debería conformarse con ver su nombre en el menú de llamadas perdidas de su celular. De su celular…


“¡¡Mi celular!!”

13 comentarios:

Frani dijo...

Antes que nada, amigos míos, permítanme disculparme por no haber podido postear el 28 como me correspondía... tuve un par de dificultades técnicas. Puse un post en el foro y todo...

Bueno, con respecto a la actual entrada, se trata de la abstracción, de cómo por estar con la mente en otro sitio uno no se da cuenta de su entorno inmediato. O no se da suficiente cuenta, en todo caso. De ese sitio al que viajamos cuando simplemente no estamos ahí. Pero bueno, el relato no te da más background, ni te permite saber exactamente qué está pensando la protagonista, sólo lo que hay a su alrededor y algo de lo que siente. La idea mía, era que ustedes se pongan en sus zapatos y se lo imaginen...

Muchas gracias por leerlo. No escribía hace años y se ha sentido demasiado bien hacerlo. ¡¡Frani está de vuelta!! ¡Yeeeeeeeeeee...!

icaroperu dijo...

una abstraccion .... a veces nosotros mismos yo mismo unos segundos se tornan horas (mas que nada cuando busco el control remoto de la tv) el celu sin querer se ha convertido ya en parte de uno mismo tanto asi q puedo olvidar las llaves pero nunca el celular, mi cuerpo ta programado pa buscar su sola presencia al levantarme ya sea pa ver la hora o simplemente ver si alguien llamo durante mi sueño, y si es verdad la mente puede divagar o simplemente salirse de nuestro ser volando a sitios q nos llenen de paz o simplemente por hacer algo nuevo aunq esto no se recomienda cuando conduces un auto en la panamericana por el carril izquierdo, ha estado bonita la historia relatada me hizo separar la mente del trabajo y solo pensar en donde anda el cuy magico q da plata q lo toy necesitando

Vida dijo...

La voladez sera de nacimiento o por templada? Porque no le contestaba? Lo estaba azotando con el latigo de su indiferencia o se estaba protegiendo? Hmmmm...me lo estoy imaginando.
Bacan los detalles Frani, me hicieron ver la historia.

Javier g. dijo...

Lo ke dice mi amigo Icaro es cierto, los celus hoy tienen un lugar importante en nuestra vida cotidiana.Pero cuando estas con tu pensamiento en otro lado, realmente te olvidas de lo demas, no les ha pasado acaso cuando van conduciendo y llegan a una luz roja, te detienes y piensas en algo, y cuando te das cuena tienes una fila de autos detras tuyo ke te tocan la bocina para ke avances.
Te entiendo Frani, todos hemos pasado pore so en algun momento.

Pero ya ps diganme ke tengo ke hacer para poder postear.

JOTA dijo...

Frani-Man, mi hermano! En nombre del Sacro Imperio Romano-Germanico, la Banda de guerra de la Guardia Republicana, la promocion 49 de los Toribianitos, la Liga de la Justicia, el club de fans de Julio Andrade (habra?), los basureros de Los Angeles y la bella gente de El Bembazo en la Tormenta... te disculpo, perdono, excuso y exonero de toda falta. Tus pescados te son perdonados.

Eso si, si te vuelves a atrasar y no llegas el 28 (no se porque me hiciste acordar a una enamorada hace anhos que me pego un susto!), mandamos a alguien a que te saque la c...

Broster, chevere tu entrada. La abstraccion esta buena, no supe hasta el antepenultimo parrafo que era una femina la duenha de los pensamientos. Ese final bastante cotidiano, super creible y muy bien narrado.

Me alegra ver que estas de vuelta (que no es lo mismo que decir que te volteaste... saaaauuuuuuuu). Entre Frani Lima Ranger, el Frani de Tierra de Bigotes y el Frani Psicoanalista... me quedo con el escritor.

Un abrazo, compadre! Nos vemos en Limon!

J

Coco dijo...

tanto te demoraste en adivinar que era una flaca? yo la paré al toque no mas...por lo de voladas...

(bromaaaaa...jajaja, antes que me caiga el apanado)

Coco dijo...

alguien me puede decir quien es el famoso "nobody" que postea el 19???...ha ido a alguna reunión??..q levante la mano el que lo ha visto...

Javicho, coordina con las arquitectas de la matrix Diana "Neo" Tijero, "Trinity" Vida y si buscas apoyo ilustrativo la puedes hacer con "Morfeo" J^P...

no se por qué, pero el gorrito encima de nuestro logo me hace acordar al otorongo que sale en el semanario humorístico de Peru 21 (si, ya se, digresión total)

Vanessa dijo...

Frani, tuve que leer 3 veces, sera hace tanto q no te leo o mejor dicho que no leo :s que me costo maravillarme de nuevo. Perdona, rey.
Me encanto! Lo simple y elegante q es escucharte (leerte); el retrato de Miraflores que nos produjo alergia a la humedad a todos.
Y notar lo calida quiza no tan ida que es ella y lo absorto en la rutina que debe ser el. Y yo no me quedo con Frani Lima Ranger, ni con los bigotes de Ramiro, ni con el psicologo locuaz. Me quedo con Francisco alegre, con sus ojos grandes y su melodiosa voz.
Recuerda que debes cumplir para el proximo 28 como dicen, ademas el llega el 29.
Vane.

(Muy chevere los atormentados, felicitaciones x el blog y sorry por las tildes que faltan - teclado gringo bueno para nada)

JOTA dijo...

Guau! Frani, me parece que le caes bien a Vanessa.

J

PD: Bienvenida a este barrio, flaca. Visitanos continuamente.

Frani dijo...

Gracias por los comentarios. Vida, no lo contesta básicamente porque le da miedo. No sabe qué decirle, teme no satisfacer sus expectativas y terminar lastimada. Así que sí, le atinaste, se está protegiendo.

La Promoción 49 de los Toribianitos. ¡Brillante! jajaja

Muchas gracias por tu comentario, preciosa. Vane es mi enamorada, se la presento: Vane, mis amigos de el Vaso en la Tormenta; amigos de el Vaso en la Tormenta, Vane.

Y Vane, no te preocupes, no tienes que escoger: todos los Franis que fueron, son y serán son tuyos.

Con respecto al sitio, Se llama "Maga Mis Suspiros". Está en la cuadra 11 de Benavides. La dueña, la Sra. Magaly, es un encanto de gente y a veces la encuentras atendiendo.

Frani.

Vanessa dijo...

Mucho gusto con todos :D
Gracias precioso x tu comment y x la introduccion!
Ah! Y hablando de introducciones,de veras que Jota se lleva la copa! Jamas habias leido algo tan rimbombante! jaja! Un regalito: Pa la proxima puedes incluir a la banda de Pilsen Trujillo de Moche!

Vida dijo...

Guauuu, cuanto amor, cuanta pasa, cuanta fruta!!!!
Ahhhh, l♥ve is in the air.
Bienvenida Vane!

Diana dijo...

Yehhh por fin puedo comentar algo jeje, toy al mango!, Frani, buena tu histria me dejó pensando ... grrr a mí me gustan los finales felices!!

La verdad es q yo suelo andar seguido en Melmac :-s inventando historias en mi mente, imaginando cosas, alucinando otras. Siempre digo voy a andar ocn una libreta para escribir lo q voy pensando .. nunca me acuerdo.

Saludos, ventra más seguido pues franiman!