lunes, 5 de octubre de 2009

TNT

Noche de viernes, pijama party, guerra de almohadas, pizza, mucha Coca-Cola, juegos de mesa (Craneum y Pictureka, altamente recomendables) y películas hasta caer rendidas.

Apagué la luz de la mesa de noche y vi una sombra cruzar la ventana, me dije: "Es tu mente jugándote bromas, te da miedo la casa tan grande sin rejas y hoy, que las niñas duermen contigo, no puedes cerrar la puerta del dormitorio con pestillo. Pura paranoia, ya duérmete."

Desperté con los gritos alborotados de mi niña mayor: "¡Tía levántate, tienes que ver esto!"

De un salto estábamos todas fuera de la cama, y a través de la ventana, en la que vi la sombra, mis ojitos vieron lo que no imaginaron jamás ver en vivo y en directo, eso que tantas veces he visto en las películas y que tantas veces deseé poder hacer.

Ta taaaaaaan....





¡Los árboles y arbustos del frente de la casa habían sido decorados con finísimo papel higiénico doble-hoja, gofrado y pre cortado!

Talvez mi mente no bromeó, talvez fue la sombra de algún rollo volador lo que vi, talvez.



Luego del fastidio de mi hermano, el desconcierto de mi cuñis y la explicación de la policía, salí con las niñas a retozar entre los árboles. Ah! Si! La explicación: “Son travesuras que hacen los chicos y ya que no hay adolescentes en casa lo más probable es que se hayan equivocado de objetivo. Agradezca que no ha llovido”.



Las cadenetas de papel flotaban bellísimamente con el viento. Pasada la algarabía empezamos a ayudar a mi hermano, quien provisto de un rastrillo y una “Ultimate Ladder”, limpiaba hacía un buen rato.



Las niñas descolgaron todo lo que pudieron y lo embolsaron. Las copas de los árboles definitivamente eran para mi hermano, ni la “Ultimate” fue suficiente, recordando sus épocas mozas mi hermanito trepó hasta lo más alto para dejar ambos árboles sin un pedacito de papel. Yo, al pie del arbol, recogía lo que él lanzaba.











Luego de aproximadamente hora y media, 740 mt de papel y 37 tubos de cartón, los árboles quedaron limpios.

Pasó en la vida real.

6 comentarios:

alborotada dijo...

Vida escribiendo sobre la vida q parece sueño....
y q pasa cuando quieres q un sueño pase en la vida real?....

alborotada (queriendo el sueño)....

Pepe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Franco dijo...

Vida!!!!!!!!! tú tenías q ser el ave fenix de la tormenta!!! Vidaaaaaaa... ehhh!!!

Coco dijo...

ave fenix? Jean Gray?

me haces acordar cuando jugabamos con mi hermana a las momias y nos tirabamos toditititititittos los rollos de papel higienico de mi casa, la vaina era q despues destrozabamos la momia para escaparnos de los latigazos del viejo...

Vida dijo...

La vida es sueño, si. A veces se materializan, a veces no. Sin ellos la vida acaba. Keep dreaming! ;)

Pepe que son las "calaveras"?

Ese frankito!

Jean Gray? Si, yo quiero, telepatia tengo, me falta la telekinesis jejeje.
Que levante la mano el que jugo a las momias de papel higienico y lo resondraron!

aLexandra dijo...

que excelente :)

que super bien :)